Lo extraordinario de un Pleno

El Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber celebra un Pleno este miércoles y es quizás uno de los más importantes del año. ¿Qué tiene de extraordinario este Pleno? Pues ni más ni menos que someter a aprobación el destinar 1,3 millones de euros a disminuir la enorme deuda que tiene el Consistorio con entidades bancarias y proveedores.

La deuda municipal es una pesada losa que condiciona totalmente la política local, pues el Ministerio de Hacienda no permite realizar inversiones a los ayuntamientos que tienen una deuda por encima del 110% del presupuesto anual, como es nuestro caso. Por eso es urgente trabajar como se está haciendo para conseguir llegar cuanto antes a un endeudamiento en el umbral del 75% y volver a tener la capacidad y la autonomía para poder realizar las inversiones que el pueblo necesita.

El actual equipo de Gobierno se ha puesto como objetivo tratar de reducir la deuda municipal hasta ese 75% en los próximos dos años, una tarea que sin duda no será sencilla pero que es absolutamente necesaria si queremos que en San Antonio se puedan acometer las inversiones en infraestructuras y equipamientos que la ciudadanía demanda.

Todos los grupos municipales son conscientes de que es absolutamente necesario recuperar la iniciativa en la gestión por parte del Ayuntamiento y dejar de estar condicionados por el Ministerio, por lo que es responsabilidad de todos trabajar para que este objetivo común se alcance cuanto antes. Aquí no sirven las tácticas políticas ni los intereses partidistas, porque los ciudadanos no lo perdonarían.

¿Por qué ahora?

El Pleno de este miércoles no ha podido celebrarse antes puesto que los trabajos de los técnicos concluyeron el pasado viernes, ni puede retrasarse más pues lo que se somete a aprobación debe publicarse durante 15 días en el BOP y antes de que concluya el año.

El equipo de Gobierno que lidera el alcalde Enrique Santafosta ha trabajado desde el primer día que entró a gestionar el Ayuntamiento con el claro objetivo de reducir la deuda municipal en el menor plazo de tiempo posible y poder así atender cuanto antes las demandas ciudadanas y cumplir los compromisos con los que se presentó a las elecciones.

La deuda que se va a rebajar, si se aprueba en el Pleno, se desglosa en dos grandes áreas: una de 600.000 euros, destinada a rebajar la deuda bancaria, y otra de 700.000 euros que corresponde al pago de lo que popularmente se conoce como facturas en el cajón, fundamentalmente de pago a proveedores.

La reducción de la deuda bancaria, además, permitirá un importante ahorro en intereses, lo que posibilitará destinar ese dinero en áreas que mejoren la calidad de vida de los vecinos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.